img1
 

Skip to Content

Blog Archives

Estos son los perfiles más buscados en el área salud

Enfermeros profesionales y técnicos de algunas especialidades escasean en el mercado laboral de la salud.

Los técnicos en anestesia, anatomía patológica, esterilización y hemodinamia y los licenciados en enfermería son los perfiles más difíciles de encontrar en el mercado laboral de la salud. También surgen dificultades cuando se trata de profesionales para áreas de terapia intensiva o de emergencias.

El crecimiento del sector, la aparición de nuevas tecnologías y especialidades y el desconocimiento de la existencia de algunas carreras se cuentan entre las causas que, señalan las empresas, explican este fenómeno de escasez. Por eso, desde las áreas de recursos humanos, se apunta a la capacitación y al desarrollo interno del talento.

«Varias de esas tecnicaturas no resultan atractivas para los jóvenes y, en muchos casos, hay desconocimiento de su existencia y salida laboral«, opina Fernando Demarchi, director de Recursos Humanos del CEMIC. Por otra parte, agrega, «el sector tuvo un fuerte crecimiento, lo que elevó la demanda de estos profesionales y es un sector con trabajo de 24 horas por 7 días, lo que aumenta la necesidad de personal, ya que cada puesto debe ser cubierto por varias personas en los distintos días y horarios. Incluso en algunos casos son necesarias 6 personas para un mismo puesto», señala.

«Las empresas de salud tienen una dinámica especial y un objetivo muy particular. No es un “negocio” cualquiera», dice, por su parte, Cintia Balboa, gerente comercial de RAET, una compañía de software para recursos humanos que desarrolla soluciones en la nube para este sector específico. Que el objetivo sea mejorar la salud de la gente genera, para Balboa, una complejidad particular a la hora de encontrar personal idóneo para cada una de las funciones y especialidades y de brindar la remuneración correspondiente «que depende de muchas más variables que el común de las empresas».

«Sabemos que la demanda en al industria es alta tanto en los sectores asistenciales como en los de servicios«, dice Carolina Casco, jefa de Ventas de Empleos Clarín que creó un sitio específico de búsquedas para el sector. «En los primeros, porque se necesita mayor formación, como en el caso de los enfermeros. En los segundos, porque los postulantes no siempre ven como primera opción trabajar en el rubro de salud porque desconocen los beneficios o las posibilidades de crecimiento que ofrecen las empresas», detalla.

Enfermería

Mientras que en las carreras técnicas hay pocos egresados, lo que dificulta conseguir profesionales, el caso de la enfermería es distinto: es una carrera conocida y con gran cantidad de graduados. Sin embargo, la demanda es tan alta que no llega a satisfacerse. «Como es una profesión de pleno empleo muchos trabajan dos turnos por día o, incluso, si alguien quisiera podría trabajar los siete días de la semana tomando los francos», describe Hernán Sandro, gerente de Personal de Hospital Alemán y director de la carrera de Relaciones del Trabajo en la UBA.

Una de las causas de la falta de profesionales en el rubro se relaciona con que «en el imaginario social es una carrera no jerarquizada«, dice Sandro. «Se desconoce el rol del enfermero, que realiza desde tareas de fármaco vigilancia a manejo de equipamiento costoso y requiere de una alta capacitación en aspectos específicos», dice el ejecutivo.

 

«La profesión está socialmente desvalorizada», opina, en el mismo sentido, María Victoria Aostri, gerente de RR.HH. del Hospital Italiano de Buenos Aires. «Sin embargo, es un rol que está profesionalizado: hay que dar a conocer más qué es lo que hace un enfermero», agrega y explica que el fenómeno de escasez es internacional.

Para contrarrestar este escenario, las empresas apuestan a la capacitación: «Tenemos especializaciones y una oferta específica para enfermería a través del Departamento de Docencia e Investigación interna de ese área que trabaja en la capacitación de los profesionales», cuenta Paula Márquez, coordinadora corporativa de Empleos de Swiss Medical. Por otra parte, agrega, «estamos constantemente en la búsqueda de profesionales para tener back up y procuramos el crecimiento interno para búsquedas de orden jerárquico, como supervisores y coordinadores».

La capacitación permanente es valorada por los profesionales del sector. En el CEMIC trabajan en la formación de algunas de las profesiones en falta a través de su Instituto Universitario. «Por otra parte, en conjunto con el INET, se está avanzando en acuerdos para incrementar fuertemente la formación de estos perfiles en los próximos años», dice Demarchi.

En el Hospital Alemán existe un sistema de becas para que los enfermeros profesionales puedan hacer la licenciatura. «También a mucamas y camilleros que quieran trabajar en enfermería los becamos y los ayudamos en su crecimiento», cuenta Sandro, que enfatiza que, además de la capacitación, es importante la contención: «Nuestra gente tiene que cuidar a otros, por eso tiene que sentirse cuidada», apunta.

 

También el Hospital Italiano beca a los enfermeros para que terminen la licenciatura y les da capacitaciones internas. Por otro lado «los pases de un área de internación general a una área crítica, que les permiten estar en contacto con casos que no son comunes de ver o con tecnología de última generación, representan un desafío que a las generaciones más jóvenes les resulta atractivo«, señala Aostri

Fuente: clarin.com

LEER MÁS

Cómo vestir en las fiestas laborales de cierre de año: Consejos de estilo

Arranca diciembre y con el último mes del año también llega la época con más citas marcadas en rojo en nuestra agenda. Además de las celebraciones familiares, las reuniones con tus amigos, el reencuentro con tus colegas de la universidad y del colegio mayor y la cena anual con tus amigas de la infancia en el pueblo, toca acudir a la fiesta de Navidad con la empresa. Y como para casi todo en esta vida, hay unos cuantos consejos que te ayudarán a salir airosa de esta situación.

Además de no beberte tú sola toda la peligrosa barra libre, ni intentar ligar de forma descarada y delante de todo el mundo con ese chico tan guapo del departamento de al lado que no te ha quitado ojo de encima, hay un ‘dress code’ no escrito que debes tener en cuenta.

Además, recuerda: no estás de fiesta con tus amigas. De hecho, tu jefe, la directora de Recursos Humanos, la Presidenta de la compañía y el Consejero Delegado se convierten en seres omnipresentes ese día (la dichosa Ley de Murphy, ya sabes…) y lo más probable es que te los encuentres de frente en el peor momento posible. ¿Nuestra recomendación? Ir toda la noche con pies de plomo, aunque vayas subida a unos preciosos ‘stilletto’ de 14 centímetros de tacón, y seguir estos siete consejos de estilo:

Arreglada sí, pero sin pasarse

El ‘casual chic’ es una apuesta segura para estar mona, pero sin caer en el exceso. Además, el ‘menos es más’ se convierte en norma más que en ninguna otra ocasión. Así que es tan importante que recuerdes que vas a estar con tu jefe, pero no vas a una reunión; como el que no olvides que aunque tus compañeros de trabajo hayan llegado a convertirse en tus amigos, esta cita no es una de vuestras ‘quedadas’ informales de fin de semana.

No vayas sexy

Una cosa es ir elegante y sofisticada y otra muy diferente es que todos hablen de tu escote, de las transparencias de tu vestido o de la minifalda que te has plantado. Ni es el momento, ni el lugar, ni mucho menos la compañía para que te nombren la más sexy de la fiesta. Que se fijen en ti por tu estilazo, pero no por lo que enseña: he ahí la cuestión.

Los clásicos que nunca fallan

Que sí, que a veces somos muy malas entre nosotras mismas y a la gente le gusta mucho criticar, pero mejor no te pases con las lentejuelas, los ‘print animal’ y los brillos. Ante la duda, los tonos neutros, o el siempre acertado ‘black&white’, serán tus mejores aliados ya que son discretos y fáciles de combinar, además de una solución que deja poco espacio al error. Bien sea combinados, a través de estampados, o en ‘total looks’, sumarán puntos a tu estilo. Y el LBD, la prenda que nunca falla (a no ser que haya un ‘dress code’ escrito que diga lo contrario).

¿Liso, o estampado?

En el punto medio está la virtud, por eso, no elijas ni un look demasiado sobrio, ni conviertas tu ‘outfit’ en un catálogo de flores, rayas, ‘prints animal’ y formas geométricas. Si te decantas por un tejido liso, añádele una nota de color en estampados o complementos. Si, por el contrario, la pieza protagonista de tu look es estampada, lo mejor será que lo combines con prendas y complementos ‘minimal’ que casen con alguno de sus colores.

No vives en una película americana

Y con esto queremos decir que ni estás en la ‘puesta de largo’ de una adolescente de la alta sociedad, ni el baile de promoción de un instituto, ni mucho menos vas al cotillón de Fin de Año, así que huye de los vestidos de ‘princesa’ o los trajes que parezcan sacados de la alfombra roja de los Oscar. La mejor opción será un vestido (o falda) cortos, pero nunca más arriba de una palma por encima de la rodilla, o unos pantalones de vestir. El corte ‘capri’ con unos ‘stiletto’, los talles altos que te ayuden a marcar cintura o unos bonitos ‘palazzo’ son nuestros preferidos si te decantas por no lucir pierna.

Que la noche no te confunda

Aunque parezca obvio, no es lo mismo un ‘brunch’ o un aperitivo (cada vez son más habituales las comidas de Navidad de empresa) que un cóctel a media tarde o una fiesta de noche. Así que tenlo en cuenta a la hora de elegir el look. También el sitio en el que se celebra te puede dar pistas a la hora de acertar con el ‘dress code’, ya que no es lo mismo que se trate de una cena de gala en un hotel de lujo, que un cóctel ‘afterwork’ en el local de moda de tu ciudad, o un picoteo informal en el restaurante de al lado de la oficina.

La clave siempre está en los complementos

En Mujerhoy.com podemos llegar a ser hasta pesadas con este tema, pero es que la fuerza de los complementos solo se iguala a la del corazón (que diría Alejandro Sanz), así que presta mucha atención a los detalles, ya que te pueden ayudar a hacer especial cualquier look. En zapatos, bolsos o joyas podrás añadir ese toque más atrevido que no debes dar a la ropa que elijas para la fiesta de Navidad de la empresa. En estos accesorios, los brillos, los estampados y la originalidad tienen más cabida. Eso sí, solo el resto del look es básico, sencillo, y ‘lo pide’…

Fuente

LEER MÁS

Las preguntas más difíciles de una entrevista laboral

Cuando se trata de una entrevista de trabajo, la honestidad es siempre la mejor política. Pero los solicitantes de empleo más desesperados buscan cómo disfrazar sus respuestas a las preguntas más difíciles, con el fin de que sus respuestas no acaben con las posibilidades de empleo. A continuación mostramos una guía para no mentir ni huir de las preguntas más complicadas.

«¿Has tenido algún conflicto con tus jefes anteriores?» o «Describe el peor jefe que has tenido y cómo has resuelto la situación».
Preguntas como éstas son complicadas ya que muchas personas dejan sus trabajos por conflictos con sus superiores. La pregunta puede formularse de varias maneras. La mejor opción es difundir la idea de que has tenido una relación conflictiva y ser conciso y terminar la respuesta con una nota positiva. No te vayas por la parte emocional. Por ejemplo, «soy afortunado porque he tenido relaciones muy positivas con mis jefes. En mi último puesto, estuve en desacuerdo con mi manager sobre la mejor fecha de lanzamiento de un proyecto. Estaba abierto a escuchar más sobre mi recomendación y después de volver con alternativas, llegamos a una solución mutuamente aceptable». O bien, decir: «Por lo general pude evitar el conflicto con más comunicación y haciendo un esfuerzo adicional para entender las expectativas. Soy consciente de que mi jefe siempre va a tener la última palabra, por lo que mi papel es ayudar a facilitar la mejor solución en todo lo que pueda».

«¿Qué es lo que no te gustó de tu último trabajo?»
El mejor enfoque es siempre minimizar los efectos negativos y ser positivo. Es mejor abordar brevemente el tema que esquivarlo con una respuesta deshonesta: «Me encantó cada parte de mi trabajo». Una posible respuesta a esto sería: «Me gustó la mayor parte de mis responsabilidades, especialmente X, Y y Z. Quizá lo que menos me gustó fue toda la parte administrativa, pero finalmente encontré la manera de hacerla más atractiva por ….»

«¿Cómo te describirían tus compañeros de trabajo?»
El director de recursos humanos está interesado en una respuesta corta que ilustre la conciencia de ti mismo y también tu nivel de confianza. Un ejemplo podría ser: «Yo me esfuerzo por cooperar y ser amigable. Me gustaría que me imaginaran como una persona decidida a hacer el trabajo cuando otros pueden renunciar».

¿Por qué renunciaste a tu último empleo?
Al director de recursos humanos también le interesa saber qué es lo que no cumple con tus expectativas. Si te han despedido el mejor enfoque podría ser explicar que llegaste a la conclusión de que no eras un buen partido para la causa X, Y o Z … si eso es cierto. Pero si su entrevistador te presiona aún más, algo como esto podría funcionar: «Me despidieron, porque mi manager y yo sentíamos que nos estábamos moviendo en diferentes direcciones.

Fuente: forbes.es

LEER MÁS